viernes, 8 de octubre de 2010

DESASTRE ECOLÓGICO EN HUNGRÍA LLEGA HASTA EL DANUBIO

La rotura de una balsa de una empresa fabricante de aluminio provocó el lunes 4 de octubre el vertido de un millón de metros cúbicos de "barro rojo", una sustancia extremadamente cáustica y cargada de metales pesados. La riada de lodos contaminantes que ha inundado 40 kilómetros cuadrados en el suroeste de Hungría llegó este jueves al Danubio, el río más internacional del mundo, y amenaza con contaminar los países por los que pasa, entre ellos Croacia, Serbia y Rumania. El lodo vertido arrasó tres condados húngaros y ha dejado a su paso cuatro muertos y 120 heridos. Otras seis personas están aún desaparecidas.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, aseguró que los afectados serán indemnizados y anunció que se abrirá una investigación para aclarar los detalles de la catástrofe ambiental, agregando que pudo deberse a un error humano y que no había indicios de que se debiera a causas naturales. Según la portavoz de la Oficina de Catástrofes, Gyorgyi Tuttos, el pH del agua contaminada ha bajado desde el valor 13 de ayer, incompatible con la vida, hasta 9, más cercano al punto de inocuidad. El primer ministro, Viktor Orban, aseguró esta mañana desde la zona afectada que algunas áreas tendrán que ser aisladas y que en algunos puntos por donde pasó la oleada de barro contaminante "es imposible vivir". En cualquier caso, las autoridades han previsto ya la posibilidad de cortar el suministro de agua a Dobreta Turnu Severin, la ciudad de 100.000 habitantes que es capital de esta provincia y que bebe del Danubio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario