sábado, 30 de diciembre de 2017

La sequía española en 2017


Fuente: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente


La ausencia de lluvia ha sido la tendencia dominante en 2017 en muchas Comunidades de España. En estos días se está notando una mayor llegada de agua sobre todo en el norte, aunque no tanto por el centro y el sur del país, como indicaban las previsiones meteorológicas, ya que como se dice comúnmente "han caído cuatro gotas".

Los cultivos de secano están advirtiendo la falta de agua, por lo que los agricultores están asegurando sus producciones este año en mayor medida que en anteriores. Por ejemplo, en la región de Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, secretario general de la UPA (Unión de Pequeños Agricultores), ha declarado que 2017 se ha caracterizado sobre todo por ser un año seco, continuando con la tendencia de los tres anteriores y que ha provocado una tremenda sequía agronómica que ha afectado a todos los cultivos y especialmente a la ganadería, también a los recursos hídricos de nuestros pantanos y acuíferos”.

¿Es el cambio climático responsable de esta situación? Se acerca 2018 y las previsiones no son halagüeñas. En lugares como Zamora (Castilla y León) se han estimado pérdidas de 200 millones de euros. Es la valoración que ha realizado la Alianza UPA-COAG en el balance de un año agrario "desastroso" que ha afectado a agricultores y ganaderos.

En el sur de España la cuestión también preocupa por la recogida de la oliva. Por ejemplo, en Jaén se ha calificado de “grave sequía” que ha asolado a la provincia durante todo el año hidrológico, con tan solo 350 litros por metro cuadrado de media, cuando lo habitual es unos 530 litros.

Incluso en Galicia (norte de España) que se caracteriza por ser una zona verde se está tildando de 'insuficiente' la cantidad de agua. Sólo las borrascas 'Bruno' y 'Ana' han dejado algo de esperanza en forma hídrica, aumentando aproximadamente los niveles de los embalses al 50% de su capacidad. Sin embargo, las alertas por sequía no han cesado hasta la fecha. Por ello, se está solicitando la implementación de medidas reales, con el objetivo de suavizar esta situación.

¿Cómo podemos contribuir a mejorar la situación? A nivel individual, debemos evitar los gastos innecesarios como duchas excesivamente largas (20 minutos son suficientes), regar jardines de gran extensión en pleno invierno, o dejar los grifos abiertos mientras nos lavamos los dientes. A nivel local, se pueden realizar campañas publicitarias de prevención del gasto de agua para concienciar a los ciudadanos. Y a nivel global, es importante cumplir la legislación vigente. Entre todos, podemos ayudar.


2 comentarios :