Poesía



Javier R. Cinacchi
Erosionada montaña

Erosionada montaña se queja,

siendo su queja una verdad,

ya no son como ayer sus mañanas,

desde que llegó la ciudad.


Cada vez menos flora y fauna,

no está el civilizado indio que la cuidaba,

salvajes industrias la dañan,

hasta explotan sus entrañas.


Miles de años estuvo limpia,

ahora esta el basural,

sus ríos llenos de fealdad,

hasta el aire sucio está.


Su único consuelo es esperar,

sabe que el hombre no durará

solo que teme quedar sola,

tras la guerra nuclear.





Antonio Machado
A un olmo seco

Al olmo viejo, hendido por el rayo

y en su mitad podrido,

con las lluvias de abril y el sol de mayo

algunas hojas verdes le han salido.


¡El olmo centenario en la colina

que lame el Duero! Un musgo amarillento

le mancha la corteza blanquecina

al tronco carcomido y polvoriento.


No será, cual los álamos cantores

que guardan el camino y la ribera,

habitado de pardos ruiseñores.


Ejército de hormigas en hilera

va trepando por él, y en sus entrañas

urden sus telas grises las arañas.


Antes que te derribe, olmo del Duero,

con su hacha el leñador, y el carpintero

te convierta en melena de campana,

lanza de carro o yugo de carreta;

antes que rojo en el hogar, mañana,

ardas en alguna mísera caseta,

al borde de un camino;

antes que te descuaje un torbellino

y tronche el soplo de las sierras blancas;

antes que el río hasta la mar te empuje

por valles y barrancas,

olmo, quiero anotar en mi cartera

la gracia de tu rama verdecida.

Mi corazón espera

también, hacia la luz y hacia la vida,

otro milagro de la primavera.





Gloria Fuertes
Escuela de las flores

En medio del prado

hay una escuela

adonde van las flores y las abejas,

amapolas y lirios,

violetas pequeñas,

campanillas azules,

que, con el aire, suenan.

En medio del prado

hay una escuela

y una margarita

que es la maestra.





Mario Benedetti
El agua


La del grifo / la mineral / la tónica

La del río / la dulce / la salada

La del arroyo / la del mar / la regia

La de las cataratas / la del pozo

La de la lluvia / la del aguanieve

La de las fuentes o la del rocío

La del océano / la del aljibe

La del diluvio o de la cascada

Toda el agua del mundo es un abuela

Que nos cuenta naufragios y fragatas

Que nos moja la sed y da permiso

Para seguir viviendo otro semestre





M. F. Juncos

Una pequeña semilla

Oculta en el corazón

de una pequeña semilla,

bajo la tierra, una planta

en profunda paz dormía.

«¡Despierta!», dijo el calor.

«¡Despierta!», la lluvia fría.

La planta oyó la llamada,

quiso ver lo que ocurría,

se puso el vestido verde

y estiró el cuerpo hacia arriba.

De toda la planta que nace

esta es la historia sencilla.





Juan Ramon Jimenez
Un Clima

Está el cielo tan bello,

que parece la tierra.

(Dan ganas de volver

los pies y la cabeza.)





Federico García Lorca
Agua, ¿dónde vas?...

Agua, ¿dónde vas?

Riendo voy por el río

a las orillas del mar.

Mar, ¿a dónde vas?

Río arriba voy buscando

fuente donde descansar.

Chopo, y tú ¿qué harás?

No quiero decirte nada

yo… ¡temblar!

¿Qué deseo, qué no deseo,

por el río, por el mar?

¡Cuatro pájaros sin rumbo

en el alto chopo están!


Fuente: Internet. Autores varios,

7 comentarios :

  1. like y sigan como antes

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  3. una cosa falta que el humano por mas que habla y siempre regaña nunca cambia

    ResponderEliminar